Regresar a publicaciones recientes

El Rol de los Padres en el Fomento del Aprendizaje Infantil y el Desarrollo del Lenguaje

Catherine S. Tamis-Lemonda, PhD, Eileen T. Rodriguez, PhD

New York University, EE.UU.

Diciembre 2014, 3a ed. (Inglés). Traducción: julio 2017

Introducción

Durante los primeros años de vida, los(as) niños(as) experimentan grandes cambios de desarrollo en varios ámbitos. En particular, la adquisición de un "lenguaje formal" es uno de los logros más anunciados del desarrollo temprano. El lenguaje permite a los(as) niños(as) compartir significados con otros(as) y participar en el aprendizaje cultural de una manera sin precedentes. Aún más, el lenguaje es fundamental para la preparación y el logro escolar de los(as) niños(as). Por estas razones, se ha dedicado una gran cantidad de investigación en comprender los factores socio-contextuales que apoyan el aprendizaje y el lenguaje inicial del(a) niño(a). Este trabajo también es fundamental para los(as) profesionales, educadores y responsables de formular las políticas públicas que buscan promover resultados positivos en el desarrollo infantil.

Materia

Investigadores del desarrollo infantil han puesto su atención durante mucho tiempo, en documentar las experiencias sociales que ayudan a explicar la variación intra e intergrupal en el aprendizaje y lenguaje inicial de los(as) niños(as).1,2 Este trabajo está basada en escritos académicos, como los realizados por Bruner3,4 y Vygotsky,5 quienes postularon que el aprendizaje ocurre en un contexto sociocultural en el que las personas adultas y cuidadoras primarias apoyan o " andamian" a los(as) niños(as) llevándolos a niveles más altos de pensamiento y actuación. Según este punto de vista, los(as) niños(as) que viven en entornos hogareños y cognitivamente estimulantes desde el inicio de su desarrollo, están en ventaja en el proceso de aprendizaje.

Problemática

La investigación sobre los factores que promueven el desarrollo positivo del lenguaje y el aprendizaje en la primera infancia es fundamental, para abordar las brechas que existen en niños(as) de diferentes orígenes étnicos, lingüísticos, raciales y socioeconómicos. Puesto que, ingresan a la escuela con diferentes niveles de habilidades lingüísticas y estas diferencias iniciales a menudo afectan el desarrollo del lenguaje, el desarrollo cognitivo, la alfabetización y el rendimiento académico6,7,8 Los(as) niños(as) que presentan retrasos en el inicio de la escolarización están en riesgo de tener dificultades académicas y tienen una mayor probabilidad para repetir de curso, derivados a la educación especial y no completar la escuela secundaria.9,10,11

Estos retrasos son particularmente evidentes en los(as) niños(as) que viven en condiciones de pobreza. Cuando provienen de hogares ingresos más bajos se quedan a la zaga de sus pares desde el principio en las habilidades del lenguaje,2,12 y se ha demostrado que desarrollan su vocabulario a ritmos más lentos que sus pares de hogares económicamente más aventajados.7 A su vez, un vocabulario receptivo y productivo más pequeño, predice las dificultades posteriores de lectura y ortografía de los(as) niños(as) en la escuela.8,13

Contexto de la investigación

Durante la década pasada, los perfiles demográficos de las poblaciones minoritarias e inmigrantes han cambiado dramáticamente en Estados Unidos y Canadá, un cambio que ha generado investigaciones sobre las disparidades generalizadas que existen en la preparación escolar de los niños(as) considerando las determinantes étnicos, raciales y socioeconómicos.14,15,16,17,18 Debido a que existen disparidades de grupos en el aprendizaje antes del kindergarten, tanto quienes investigan como profesionales tratan de entender el papel del ambiente familiar inicial infantil en el proceso de aprendizaje.19,20,21 22,23

Preguntas directrices de la investigación

La investigación sobre el papel del entorno familiar en el aprendizaje y lenguaje infantil se puede clasificar en dos grandes preguntas:

  1. ¿Qué aspectos de la crianza son importantes para el aprendizaje y el lenguaje infantil inicial y por qué?
  2. ¿Qué factores permiten a los padres y a las madres proporcionar un ambiente de apoyo a sus hijos(as) pequeños(as)?

Resultados recientes de la investigación

¿Qué aspectos de la crianza son importantes y por qué?

Se han destacado tres aspectos de la crianza como elementos centrales para el aprendizaje y adquisición inicial del lenguaje de los(as) niños(as): (1) la frecuencia de la participación en las actividades de aprendizaje de rutina (por ejemplo, lectura compartida, narración de cuentos); (2) la calidad del compromiso entre la persona a cargo y el(a) niño(a) (por ejemplo, la estimulación cognitiva de los padres y las madres, y la sensibilidad/receptividad); y (3) la provisión de materiales de aprendizaje apropiados para la edad (por ejemplo, libros y juguetes).24

La participación temprana y consistente en las actividades de aprendizaje de rutina, como la lectura compartida de libros, la narración de cuentos y la enseñanza sobre las letras del alfabeto, proporcionan a los(as) niños(as) una base crítica para el aprendizaje inicial, el fortalecimiento del lenguaje y la alfabetización emergente.25,26,27,28 Las actividades de rutina proporcionan a los(as) niños(as) pequeños(as) una estructura familiar para interpretar los comportamientos y el lenguaje de otros(as), anticipando la secuencia temporal de los acontecimientos y extrayendo inferencias de nuevas experiencias.29,30 Además, la participación en las actividades de aprendizaje amplía el vocabulario y el conocimiento conceptual de los(as) niños(as).31 En particular, la lectura de libros compartida, así como el intercambio de historias orales, las habilidades en los fonemas, el conocimiento de los signos impresos y las actitudes positivas hacia la alfabetización, facilitan el aumento del vocabulario de los(as) niños(as) pequeños(as).25,27,32,33,34,35

Asimismo, una plétora de estudios indica que la calidad de interacciones padre/madre-persona cuidadora juega un papel formativo en el aprendizaje y lenguaje inicial infantil. De hecho, la cantidad y estilo de lenguaje que usan los padres y las madres al conversar con sus hijos(as) es uno de los predictores más fuertes del aprendizaje y el lenguaje inicial. Por tanto, se benefician de la exposición al habla de una persona adulta, que es variada y rica en información sobre objetos y sucesos en el medio ambiente.48,49,50,51,52 Además, los padres y las madres que responden de manera contingente a las iniciativas verbales y exploratorias de sus hijos(as) pequeños(as) (a través de descripciones verbales y preguntas) tienden a ser niños(as) con un avanzado lenguaje receptivo y productivo, teniendo conciencia fonológica y habilidades en la comprensión de cuentos.38,39,40,41

Por último, se ha demostrado que la provisión  de materiales didácticos (por ejemplo, libros y juguetes que facilitan el aprendizaje) apoya el aumento del aprendizaje y el lenguaje infantil.42,43,44 Los materiales didácticos proporcionan oportunidades para intercambios entre los padres o las personas que cuidan y los(as) niños(as) sobre determinados objetos y acciones, tal como por ejemplo , cuando simulan  preparar comida. En tales instancias, los materiales sirven como un vehículo para intercambios comunicativos alrededor de un tema compartido de conversación. Específicamente, se ha demostrado que la exposición a los juguetes que permiten el juego simbólico y apoyan el desarrollo de habilidades motrices finas, se relaciona con las habilidades del lenguaje inicial receptivo infantil, la motivación intrínseca y los acercamientos positivos al aprendizaje.45-46 Además, la familiaridad de los(as) niños(as) con los libros de cuentos, se ha vinculado a sus vocabularios receptivos y expresivos, y habilidades tempranas de la lectura.26,27

¿Qué factores predicen la crianza positiva?

Investigadores coinciden en que la crianza positiva se multiplica por las características de los padres, las madres y los(as) hijos(as). En cuanto, a las características de los padres y las madres, se ha demostrado que la edad, la educación, el ingreso y la raza/etnia (por citar algunos) se relacionan con los tres aspectos de la crianza de los(as) hijos(as) analizados anteriormente. Por ejemplo, en comparación con madres mayores, las madres adolescentes muestran niveles menores de estimulación verbal y participan menos, presentan mayores niveles de intrusión y el habla materna es menos variada y compleja.47,48 Las madres con menos años de educación, leen con menor frecuencia a sus hijos(as)25,49 y demuestran tener menos sofisticadas habilidades de lenguaje y alfabetización,50 lo que afecta la cantidad y calidad de sus interacciones verbales con sus hijo(as).2 A su vez, la educación de los padres y las madres se relaciona con el ingreso de los hogares: la pobreza y la persistencia de esta, están fuertemente asociadas con ambientes domésticos menos estimulantes,51 los padres y las madres que viven en la pobreza tienen niños(as) que están en riesgo de dificultades cognitivas, académicas y socioemocionales.52,53 Por último, las madres hispanas y afroamericanas son en promedio, menos propensas a leer a sus hijos(as), que las madres blancas, no hispanas,54 y las familias hispanas de habla española tienen menos libros disponibles para los(as) niños(as) en el hogar, en comparación que sus contrapartes no- hispanas.25 Estos hallazgos raciales y étnicos probablemente se explican por las diferencias en los recursos de la familia entre los grupos, ya que el estatus de minoría suele asociarse con diversos riesgos sociodemográficos.

Las características del(a) niño(a), como el género y el orden de nacimiento (dos de muchos ejemplos), también se han vinculado a las mediciones del lenguaje y el aprendizaje inicial. Por ejemplo, las niñas tienden a tener una ligera ventaja sobre los niños en las primeras etapas del desarrollo del vocabulario,55,56,57 y hay estudios que documentan que las familias pasan mucho más tiempo en actividades relacionadas con la lecto-escritura con las niñas, que con los niños.58 Los(as) primogénitos(as) tienen vocabularios un poco más grandes que sus hermanos(as) que nacen más tarde.59 Además, las madres difieren en su lenguaje, compromiso y capacidad receptiva hacia sus hijos(as) primogénitos(as) y posteriores, con respecto a los(as) que nacen después, favoreciendo al(a) primogénito(a).60

Brechas de la investigación

A la luz de la evidencia de que los(as) niños(as) provenientes de ambientes de bajos ingresos y minorías, tienen una mayor probabilidad a presentar retrasos en el lenguaje y el aprendizaje en su ingreso en la escuela, se necesita trabajo adicional para entender por qué existen estas diferencias y cómo apoyar mejor a los padres y a las madres en la provisión de un hogar con un ambiente positivo para sus hijos(as). La investigación futura debe investigar las formas en que múltiples aspectos del entorno de aprendizaje en el hogar contribuyen conjuntamente a los resultados del desarrollo infantil. Además, los estudios sobre "preparación escolar" deben comenzar en las primeras etapas de la lactancia, ya que este es el período en que se desarrolla el lenguaje y el conocimiento fundamental. A este respecto, en hogares de minorías lingüísticas debe centrarse en cómo las experiencias de lenguaje dentro y fuera del hogar contribuyen conjuntamente a la competencia de los(as) niños(as), tanto en inglés como en su lengua materna. Por último, la mayor parte de la investigación sobre el contexto social del lenguaje y el aprendizaje infantil se centra en las interacciones con las madres. Dada la riqueza de las interacciones sociales que componen los entornos de bebes y niños(as) pequeños(as), los futuros estudios deberían examinar las oportunidades de la alfabetización que ofrecen múltiples miembros de los mundos sociales de estos(as) niños(as), incluyendo padres, madres, hermanos(as), miembros de la familia extendida y quienes proveen cuidado y educación infantil.

Conclusiones  

Existe evidencia irrefutable de la importancia del lenguaje inicial temprano y el aprendizaje para la preparación, el compromiso y el desempeño de la escuela más tarde. Las experiencias de los(as) niños(as) en el hogar son fundamentales para el crecimiento inicial del lenguaje y el aprendizaje. En particular, tres aspectos del entorno de la alfabetización en el hogar promueven el aprendizaje y el lenguaje infantil: actividades de aprendizaje (por ejemplo, lectura diaria de libros), la calidad parental (por ejemplo, receptividad) y materiales didácticos (por ejemplo, juguetes y libros adecuados a la edad). Además, los padres y las madres con más recursos (por ejemplo, educación, ingresos) tienen una mejor capacitación para proporcionar experiencias positivas de aprendizaje para sus hijos(as) pequeños(as). Por último, los(as) niños(as) también desempeñan un papel clave en sus propias experiencias de aprendizaje, como lo demuestran los vínculos entre las características infantiles y los comportamientos parentales. En este sentido, los(as) niños(as) afectan a sus padres y madres de la misma manera que padres y las madres afectan a sus hijos(as), por lo tanto, es fundamental reconocer la naturaleza transaccional de las primeras experiencias de lenguaje y aprendizaje infantil.61

Implicancias

La investigación sobre los entornos de aprendizaje inicial infantil es relevante para quienes formulan las políticas públicas, educadores(as) y profesionales, que buscan promover el positivo desarrollo del lenguaje y el aprendizaje infantil. La intervención y los esfuerzos preventivos deben dirigirse a múltiples aspectos del lenguaje inicial y los ambientes de aprendizaje, incluyendo el apoyo a los padres y las madres en la provisión de actividades de alfabetización, compromisos sensibles y receptivos, y materiales apropiados para la edad que facilitan el aprendizaje. Por otra parte, estos esfuerzos deben realizarse al comienzo del desarrollo, ya que es probable que los(as) niños(as) se beneficien más de entornos domésticos de apoyo durante los años formativos de crecimiento rápido del lenguaje y aprendizaje.22,62,63 Finalmente, las intervenciones con los padres y las madres que apuntan a apoyar el aprendizaje deben atender al contexto cultural del desarrollo inicial al trabajar con padres y madres de diferentes orígenes, y también, considerar el contexto social más amplio de la crianza atendiendo a las barreras creadas por la pobreza y la escasa educación de los padres y las madres. 

Referencias

  1. Burns MS, Griffin P, Snow CE, eds. Starting out Right: A Guide to Promoting children’s Reading SuccessSpecific Recommendations from America's Leading Researchers on How To Help Children Become Successful Readers. Washington, DC: National Academy Press; 1999.
  2. Hoff E. The specificity of environmental influence: Socioeconomic status affects early vocabulary development via maternal speech. Child Development 2003;74(3):1368-1378.
  3. Bruner JS. The ontogenesis of speech acts. Journal of Child Language 1975;2(1): 1-19
  4. Bruner J. Child’s Talk: Learning to use Language. New York, NY: Norton; 1983
  5. Vygotsky LS. Myshlenie i rech’. [Thought and language]. Cambridge, MA: MIT Press; 1962.
  6. Dickinson DK. Bridges to Literacy: Children, Families, and Schools. Cambridge, MA: Blackwell; 1994.
  7. Hart B, Risley T. Meaningful Differences in the Everyday Experiences of Young American Children. Baltimore, MD: Paul H. Brookes; 1995.
  8. Snow CE, Porche MV, Patton ED, Tabors PO, Harris SR. Is Literacy Enough? Pathways to Academic Success for Adolescents. Baltimore, MD: Paul H. Brookes Publishing; 2007.
  9. Campbell FA, Ramey CT. Effects of early intervention on intellectual and academic achievement: A follow-up study of children from low-income families. Child Development 1994;65(2):684-698.
  10. Kaufman P, Alt MN, Chapman CD. Dropout Rates in the United States: 2001. Statistical Analysis Report NCES 2005-046. Washington, DC: National Center for Education Statistics; 2004.
  11. Lee VE, Burkam DT. Inequity at the Starting Gate: Social Background differences in Achievement as Children Begin School. Washington, DC: Economic Policy Institute, 2002.
  12. Nord CW, Lennon J, Liu B, Chandler K. Home literacy activities and signs of children’s emerging literacy: 1993 and 1999Education Statistics Quarterly 2000;2(1):19-27.
  13. Duncan GJ, Dowsett CJ, Claessens A, Magnuson K, Huston AC, Klebanov P, Pagani LS, Feinstein L, Engel M, Brook-Guns J, Sexton H, Duckworth K, Japel C. School readiness and later achievement. Developmental Psychology 2007;43(3):1428-1446.
  14. Federal Interagency Forum on Child and Family Statistics. America’s Children: Key National Indicators of Well-Being, 2005. Washington, DC: Federal Interagency Forum on Child and Family Statistics; 2009.
  15. Ferguson HB, Bovaird S, Mueller MP. The impact of poverty on educational outcomes for children. Paediatrics & Child Health 2007;12(8):701–706.
  16. KewalRamani A, Gilbertson L, Fox M, Provasnik S. Status and Trends in the Education of Racial and Ethnic Minorities (NCES 2007-039). Washington, DC: National Center for Education Statistics, Institute of Education Sciences. U.S. Department of Education; 2007.
  17. Rouse CE, Brooks-Gunn J, McLanahan S, eds. School readiness: Closing racial and ethnic gaps. The Future of Children 2005;15(1):1-195.
  18. Thomas EM. Readiness to Learn at School among five-year-old Children in Canada.Catalogue No. 89-599-MIE. No. 004. Ottawa, ON: Statistics Canada.
  19. Beals DE, DeTemple JM, Dickinson DK. Talking and listening that support early literacy development of children from low-income families. In: Dickinson DK, ed. Bridges to literacy: Children, Families, and Schools. Cambridge, MA: Blackwell; 1994:19-40.
  20. Chall JS, Jacobs VA, Baldwin LE. The Reading Crisis: Why Poor Children Fall Behind. Cambridge, MA: Harvard University Press; 1990.
  21. Dickinson DK, DeTemple J. Putting parents in the picture: Maternal reports of preschoolers’ literacy as a predictor of early reading. Early Childhood Research Quarterly 1998;13(2):241-261
  22. Shonkoff J, Phillips D. From Neurons to Neighborhoods. Washington, DC: National Academy Press; 2000.
  23. Whitehurst GJ, Lonigan CJ. Emergent literacy: Development from prereaders to readers. In: Neuman SB, Dickinson  DK, eds. Handbook of Early Literacy Research. New York, NY: Guilford Press; 2003:11-29.
  24. Rodriguez ET, Tamis-LeMonda CS, Spellmann ME, Pan BA, Raikes H, Lugo-Gil J, Luze G. The formative role of home literacy experiences across the first three years of life in children from low-income families. Journal of Applied Developmental Psychology. In press.
  25. Raikes H, Pan BA, Luze G, Tamis-LeMonda CS, Brooks-Gunn J, Constantine J, Tarullo LB, Raikes HA, Rodriguez ET. Mother-child bookreading in low-income families: Correlates and outcomes during the first three years of life. Child Development 2006;77(4):924-953.
  26. Payne AC, Whitehurst GJ, Angell AL. The role of home literacy environment in the development of language ability in preschool children from low-income families. Early Childhood Research Quarterly 1994;9(3-4):427-440.
  27. Senechal M, LeFevre JA, Hudson E, Lawson P. Knowledge of storybooks as a predictor of young children’s vocabulary. Journal of Educational Psychology 1996;88(3):520‑536.
  28. Snow CE, Dickinson DK. Social sources of narrative skills at home and at school. First Language 1990;10(29):87-103.
  29. Nelson K. How children represent knowledge of their world in and out of language. In: Siegler RS, ed. Children’s Thinking: What Develops? Hillsdale, NJ: Erlbaum; 1978:255-273.
  30. Nelson K. Event Knowledge: Structure and Function in Development. Hillsdale, NJ: Erlbaum; 1986.
  31. Bloom L. Language acquisition in its developmental context. In: Damon W, ed.  Handbook of Child Psychology. 5th ed. New York, NY: J. Wiley; 1998:309-370. Kuhn D, Siegler RS, eds. Cognition, perception, and language; vol 2.
  32. DeBaryshe BD. Joint picture-book reading correlates of early oral language skill. Journal of Child Language 1993;20(2):455-462.
  33. Dickinson DK, Tabors PO. Early literacy: Linkages between home, school and literacy achievement at age five. Journal of Research in Childhood Education 1991;6(1):30-46
  34. Lyytinen P, Laasko M, Poikkeus A. Parental contributions to child’s early language and interest in books. European Journal of Psychology of Education 1998;13(3):297-308.
  35. Wagner RK, Torgesen JK, Rashotte CA. Development of reading-related phonological processing abilities: New evidence of bidirectional causality from a latent variable longitudinal study. Developmental Psychology 1994;30(1):73-87.
  36. Evans GW, Maxwell LE, Hart B. Parental language and verbal responsiveness to children in crowded homes. Developmental Psychology 1999;35(4):1020-1023.
  37. Weizman ZO, Snow CE. Lexical input as related to children’s vocabulary acquisition: Effects of sophisticated exposure and support for meaning. Developmental Psychology 2001;37(2):265-279.
  38. Beals DE, DeTemple JM. Home contributions to early language and literacy development. National Reading Conference Yearbook 1993;42:207-215.
  39. Hann DM, Osofsky JD, Culp AM. Relating the adolescent mother-child relationship to preschool outcomes. Infant Mental Health Journal 1996;17(4): 302-209.
  40. Silven M, Niemi P, Voeten M. Do maternal interaction and early language predict phonological awareness in 3-to-4-year olds? Cognitive Development 2002;17(1): 1133-1155.
  41. Tamis-LeMonda CS, Bornstein MH, Baumwell L. Maternal responsiveness and children’s achievement of language milestones. Child Development 2001;72(3): 748-767.
  42. Neuman SB, Roskos K. Access to print for children of poverty: Differential effects of adult mediation and literacy-enriched play settings on environmental and functional print tasks. American Educational Research Journal 1993;30(1): 95-122.
  43. Senechal M, LeFevre JA, Thomas E, Daley K. Differential effects of home literacy experiences on the development of oral and written language. Reading Research Quaterly  1998;33(1):96-116.
  44. Tabors PO, Roach KA, Snow CE. Home language and literacy environment: Final results. In: Dickinson DK, Tabors PO, eds. Beginning Literacy with Language: Young Children Learning at Home and School. Baltimore: Paul H. Brookes;2001:111-138.
  45. Tomopoulos S, Dreyer BP, Tamis-LeMonda C, Flynn V, Rovira I, Tineo W,  Mendelsohn AL. Books, toys, parent-child interaction, and development in young Latino children. Ambulatory Pediatrics 2006;6(2):72-78.
  46. Gottfried AE, Fleming JS, Gottfried AW. Role of cognitively stimulating home environment in children’s academic intrinsic motivation: A longitudinal study. Child Development 1998;69(5):1448-1460.
  47. Keown LJ, Woodward LJ, Field J. Language development of pre-school children born to teenage mothers. Infant and Child Development 2001;10(3):129-145.
  48. Whiteside-Mansell L, Pope SK, Bradley RH. Patterns of parenting behavior in young mothers. Family Relations 1996;45(3):273-281.
  49. Scarborough HS, Dobrich W. On the efficacy of reading to preschoolers. Developmental Review 1994;14(3):245-302.
  50. Rowe ML, Pan BA, Ayoub C. Predictors of variation in maternal talk to children: A longitudinal study of low-income families. Parenting: Science and Practice 2005;5(3);259-283.
  51. Garrett P, Ng’andu N, Ferron J. Poverty experiences of young children and the quality of their home environments. Child Development 1994;65(2):331-345.
  52. Brooks-Gunn J, Duncan GJ. The effects of poverty on children. The Future of Children 1997;7(2):55-71.
  53. Smith JR, Brooks-Gunn J, Klebanov PK. The consequences of living in poverty for young children’s cognitive and verbal ability and early school achievement. In: Duncan GJ, Brooks-Gunn J, eds. Consequences of Growing Up Poor.New York: Russell Sage; 1997: 132-189.
  54. Yarosz DJ, Barnett WS. Who reads to young children? Identifying predictors of reading of family reading activities. Reading Psychology 2001;22(1):67-81.
  55. Bornstein MH, Haynes OM, Painter KM. Sources of child vocabulary competence: A multivariate model. Journal of Child Language 1998;25(2):367-393.
  56. Fenson L, Dale PS, Reznick JS, Bates E, Thal DJ, Pethick SJ. Variability in Early Communicative Development. Chicago, IL: Chigago Press; 1994. Monographs of the Society for Research in Child Development; vol 5(59).
  57. Pan BA, Rowe ML, Singer J, Snow CE. Maternal correlates of toddler vocabulary production in low-income families. Child Development 2005;76(4):763−782.
  58. Teale WH. Home background and young children’s literacy development. In: Teale WH, Sulzby E, eds. Emergent literacy: Writing and reading. Norwood, NJ: Ablex.;1986:173-206.
  59. Hoff-Ginsberg E. The relation of birth order and socioeconomic status to children’s language experience and language development. Applied Psycholinguistics 1998;19(4):603‑631.
  60. Bornstein MH. Parenting Infants. In: Bornstein MH, ed. Handbook of Parenting. 2nd ed., Mahwah, NJ: Erlbaum Associates; 2002:3-44. Children and parenting; vol 1.
  61. Sameroff AJ, Fiese BH. Models of development and developmental risk. In: Zeanah CH Jr., ed. Handbook of Infant Mental Health. 2nd ed. New York, NY: Guilford Press; 2005:3-19.
  62. Tamis-LeMonda CS, Cristofaro TN, Rodriguez ET, Bornstein MH. Early language development: Social influences in the first years of life. In: Balter L, Tamis-LeMonda CS, eds. Child Psychology: A Handbook of Contemporary Issues.  New York, NY: Psychology Press, 2006:79-108.
  63. Hirsh-Pasek K, Burchinal M. Mother and caregiver sensitivity over time: Predicting language and academic outcomes with variable- and person-centered approaches. Merrill-Palmer Quarterly 2006;52(3):449-485.

Nota:

Documento financiado por el Canadian Council on Learning - Early Childhood Learning Knowledge Centre

Para citar este artículo:

Tamis-LeMonda CS, Rodriguez ET. El Rol de los Padres en el Fomento del Aprendizaje Infantil y el Desarrollo del Lenguaje. En: Tremblay RE, Boivin M, Peters RDeV, eds. Tremblay RE, ed. tema. Enciclopedia sobre el Desarrollo de la Primera Infancia [en línea]. http://www.enciclopedia-infantes.com/habilidades-parentales/segun-los-expertos/el-rol-de-los-padres-en-el-fomento-del-aprendizaje. Actualizado: Diciembre 2014 (Inglés). Consultado: 18/09/2019.