Compartir:

Los proveedores de servicios cualificados que visitan a las familias con niños pequeños pueden ayudar a personas que por otros medios no buscarían apoyo.

La intimidad de la visita en el domicilio puede ayudar a los padres a sentirse más cómodos a la hora de hablar con confianza y expresar sus necesidades. También ayuda a los visitantes a domicilio a adaptar su apoyo e instrucciones en función de las necesidades de la familia. 

Al observar a la familia desde casa, los visitantes pueden ver sus puntos fuertes e identificar factores de riesgo en el crecimiento y desarrollo de los niños, como depresión materna, prácticas de crianza deficientes, y falta de apoyo. 

Muchos padres jóvenes pueden sentirse aislados, y las visitas a domicilio por parte de un proveedor de servicios cualificado pueden ofrecer una valiosa conexión con la comunidad exterior y los servicios disponibles en esta.