Compartir:

La prevención es la clave para acabar con el maltrato infantil. Se han promovido algunos programas para prevenir el maltrato, pero su nivel de éxito no ha sido evaluado. Sin embargo, se ha descubierto que las siguientes estrategias son especialmente efectivas:  

  1. Los programas de prevención primaria (antes de que el maltrato tenga lugar) incluyen dos programas específicos de visitas a domicilio que han demostrado su efectividad.: Nurse Family Partnership (Asociación de Enfermeras y Familias, siglas NFP) y Early Start.  Otros programas prometedores son Triple P y programas de educación basados en hospitales para prevenir traumatismos craneales abusivos y mejorar la atención pediátrica.  
  2. Los programas de prevención de reincidencia ayudan a los padres que han abusado de sus hijos a no volver a hacerlo (ej.: Terapia Interactiva Padre-Hijo, que es una manera efectiva de prevenir la reincidencia de maltrato físico). 
  3. Los programas de prevención de secuelas ayudan a las víctimas de abusos (por ejemplo, con terapia conductista cognitiva). Es efectiva a la hora de ayudar a niños que han sufrido abusos sexuales con síntomas de estrés postraumático.

Debido al enorme impacto del abuso en el desarrollo de los niños, es esencial encontrar maneras de impedir que el abuso tenga lugar.