Compartir:

Una de las maneras más efectivas de mitigar los problemas ocasionados por la depresión materna es la prevención.

Las sesiones de educación acerca de los beneficios de un embarazo sano, mejores prácticas de crianza  y disciplina positiva pueden ayudar a los nuevos padres a prepararse para afrontar los retos de criar a un niño.

Hay varios tipos de psicoterapia disponibles para tratar a las madres que sufren de depresión maternal. Sin embargo, las estrategias que ayudan más a los niños están centradas en el establecimiento de un vínculo madre-hijo más fuerte. Entre estos hay intervenciones para mejorar las habilidades parentales, sensibilidad maternal y visitas a domicilios de trabajadores y enfermeras.