Habilidades Parentales


¿Qué podemos hacer?

Síntesis de los textos de expertos - Puesto en línea el 5 de marzo de 2010

Esta síntesis ha sido traducida en colaboración con la Junta Nacional de Jardines Infantiles -JUNJI- Gobierno de Chile

Existe una cantidad considerable de programas de apoyo parental que refuerzan las  habilidades de los padres y promueven el desarrollo de nuevas competencias. Pese a que estos programas difieren en sus propuestas de intervención, tienen un propósito común: mejorar la calidad de vida de padres e hijos, y tienen una estrategia común: producir un efecto positivo en los niños por medio de cambios de actitudes, conocimientos y/o conductas parentales. Estas iniciativas buscan entregar a los padres los conocimientos y habilidades necesarios para asumir efectivamente las responsabilidades de la educación de los niños, así como proporcionarles experiencias y oportunidades que promuevan su aprendizaje y desarrollo. Muchas de ellas son iniciativas comunitarias diseñadas para promover el flujo de recursos y apoyo a las familias.
 
Los programas parentales exitosos se enfocan en tipos de conducta infantil  específicos (por ejemplo, dificultades del desarrollo, conducta infantil problemática) o se centran en ciertos procesos de transición del desarrollo. Cubren múltiples necesidades, tales como servicios de cuidadores entrenados en otros contextos (tales como jardines o centros abiertos) y en el bienestar de la madre. Ello implica desplegar esfuerzos significativos en el entrenamiento inicial del personal que, a su vez, implementa el programa con los padres, y la mantención de la intervención. Finalmente, estas iniciativas maximizan la inversión de los padres priorizando la importancia del desarrollo de los niños pequeños, vinculándolo a habilidades parentales y a decisiones saludables.

Estos exitosos programas brindan oportunidades para los padres de reunirse entre pares y apoyarse mutuamente. Al respecto, los datos son particularmente decisivos sobre  las iniciativas que combinan la intervención del apoyo parental con servicios educativos directos para los niños, lo que a su vez contribuye al crecimiento y desarrollo óptimos de éstos.

Además, juegan un importante papel en la prevención de la delincuencia. Un análisis de costo/beneficio de las diversas estrategias de intervención indicó que la capacitación parental fue más efectiva con respecto a prevenir futuras actitudes delictivas de los niños que las visitas diarias a los hogares, junto con el centro abierto o supervisión de niños y jóvenes que presentan conductas delictivas. El desafío del servicio de salud y de los proveedores de servicios sociales es promover una parentalidad óptima de una forma eficiente y proactiva. No obstante, en la implementación de esta tarea, se presentan numerosos obstáculos: fragmentación de los servicios, restricción de atribuciones, diferentes capacidades producto de las distintas especializaciones del proveedor, así como problemas de acceso debido a la ubicación geográfica de los centros, idioma y  horario de atención. 

En los estudios sobre parentalidad y programas de apoyo, se deben considerar cuatro tendencias: precisión de las habilidades parentales tanto dentro como fuera del hogar (por ejemplo, la importancia de interpretar eventos, establecer rutinas, estar alerto a recursos externos); establecer resultados para los niños o los padres (determinando qué procesos están relacionados a ciertos resultados); encontrar formas de poner al niño dentro de un contexto (por ejemplo, considerar sus perspectivas sobre las características de un buen padre);  y poner más atención a las diferencias culturales respecto de la forma en que los padres piensan, sienten o actúan. En consecuencia, los estudios sobre interacciones padres/hijos deben continuar ampliándose para evaluar resultados más representativos de grupos socioeconómicos, culturales, raciales y étnicos.

 

Véase también...

Para su información 

Algunos documentos están disponibles
en formato PDF. Para descargar
gratuitamente el Acrobat Reader,
haga clic aquí.