Compartir:

El TDAH puede afectar la vida de una persona en todos los niveles. Los infantes con TDAH que participan en programas de intervención temprana tienden a necesitar menos servicios en la escuela, justicia y sistema sanitario más tarde. Las condiciones de los niños con TDAH pueden mejorarse combinando medicación con educación y otros servicios. La medicación puede ayudar a reducir la gravedad de los síntomas, facilitando así la intervención.

Las intervenciones pueden ayudar a los infantes a mejorar estas cualidades: 

  • Autocontrol - a controlar sus emociones y comportamientos 
  • Funciones ejecutivas - estructurar y planear toma de decisiones, juicios
  • Habilidades sociales - hacer y mantener amigos, interactuar y sentir confianza con los demás
  • Éxito en la escuela - ser capaces de sentarse quietos, escuchar, comprender y progresar bien en clase de acuerdo con su fase de desarrollo 

Si los infantes consiguen ayuda en sus primeros años, esto puede ser beneficioso a corto y a largo plazo, ya que puede mitigar muchos problemas relacionados con el TDAH, como las dificultades de aprendizaje, ansiedad, depresión y problemas de comportamiento.